VIVEIRO/Galicia

‹Lugares mar

Nos encontramos en la provincia de Lugo, en el estuario del Landrove. El puerto de Celeiro, emplazado en la ría de Viveiro, es uno de los más importantes de la costa norte de Galicia y sirve de base a una flota de unas setenta embarcaciones, entre la que se cuentan algunas de altura.

En el mismo puerto –amplio y resguardado- podemos pescar desde sus diques, que alcanzan una longitud considerable. Dado que cuenta con una amplísima bocana, y que el dique principal se prolonga varios cientos de metros, no correremos peligro de molestar al tráfico marítimo, a poco cuidado que tengamos con nuestros aparejos.

La playa de Covas, espaciosa y segura, cuenta con todo tipo de servicios y es muy apropiada para completar un bonito día de turismo en esta localidad. Muy cerquita encontramos también un camping y un polideportivo.

Tomando la C-642 -que es la carretera que bordea la costa- en dirección Ortigueira, llegamos hasta un bonito paraje en la margen izquierda de la ría a 3.5 km. de Viveiro. Tendremos que desviarnos en la señal que indica la playa de la Abrela, donde se halla un área recreativa rodeada de frondoso bosque, que llega hasta las dunas de la playa. Existe allí una zona rocosa que me pareció muy adecuada para pescar cómodamente.

Si continuamos por la carretera, a 3 km. encontraremos otra indicación de playa, en este caso, la de San Román. A partir de aquí, la carretera dejará de lado la punta Forcada y la del Embarcadoiro. Este tramo de costa es abrupto y lleno de accidentes geográficos. Los sitios más fáciles para pescar están situados en las inmediaciones de la cala rocosa de Toxido, donde se realizan abundantes capturas de sargos con cebo vivo y a flotador, o al otro lado, en el que se abre la playa de Xilloi, apta incluso para fondear pequeñas embarcaciones.

Por tierra se llega hasta aquí en autobús y cuenta además con duchas, parking, restaurante y puesto de socorro.

Nos encontramos ya en el municipio de Vicedo, último de la marina luguesa, donde veremos también alguna de las calas más bonitas y recoletas de la costa, como son la de Caolín y Vidriero, de intensa blancura y bordeadas de pinares. En esta ría de Vicedo, pescar es una delicia. Si damos con un día soleado y sin viento, nos sentiremos en el paraíso.

Muchas de estas rías, en sus márgenes, acumulan arena y un légamos suave, producto del depósito de materiales en su lecho. Son buenas zonas marisqueras, donde prospera el berberecho, las coquinas o las navajas. También habrá ostras que se apiñan en la base de las piedras y cortan como navajas. Si caminamos por los lechos de estas pequeñas rías, debemos estar calzados, pues corremos el riesgo de cortarnos con una ostra y puede ser peligroso. Más aún, teniendo en cuenta que la herida se infectará con la arena y el cieno, si no la limpiamos con mucho mimo y tenacidad.