Tita (Sipunculus Nudus)

‹Cebos mar

De aspecto alargado y carnoso, similar a una salchicha y de un tamaño que puede superar los 15 cm., la tita es uno de los mejores cebos de mar. Es muy apreciado en la pesca al lanzado pesado, pues su característica principal es la de ser muy resiste, por lo que podemos realizar lanzados muy potentes sin que este cebo se desgarre ni pierda la presentación original. Además, los pececillos tardarán mucho en arrancarlo del anzuelo.

Por ello, es ideal para tentar a las grandes piezas, que, generalmente, no son las primeras en encontrar el bocado que les tenemos reservado. La tita, gracias a esa resistencia que mencionábamos, seguirá cubriendo nuestro anzuelo y aguardando a esa dorada, a ese gran sargo o ese pargo al que iba destinado.

Es, asimismo, un cebo válido para todas las especies litorales.

Las titas pequeñas, llamadas “bibis”, son también excelentes, sobre todo para peces que poseen bocas más pequeñas o más delicadas, como es el caso del salmonete.

La tita es uno de los cebos más populares en el Mediterráneo, pero no ocurre lo mismo en el Cantábrico, donde es casi desconocido. Sin embargo, cada vez son más los aficionados que lo demandan, por lo que estimamos que, en un plazo breve, los comercios especializados en pesca deportiva comenzarán a ofrecerlo junto con los demás cebos tradicionales. Esperemos que eso llegue pronto y que todos los aficionados de este país podamos darnos el gustazo de pescar con este magnífico cebo.