Surf Casting de competición

Texto: Juan Bautista García Pérez-Castejón, Fotos: Javier García-Egocheaga

Todavía existen personas que piensan que la pesca es una tarea sosegada y pasiva.

Claro que estas personas no han tenido la oportunidad de asistir a algún concurso de pesca de competición, y menos aún de haber estado varias horas cerca de un competidor deportivo en la modalidad de lanzado pesado o surf-casting. Porque, de haber sido así, jamás dirían que es una tarea sosegada, principalmente porque un pescador deportivo de competición es una persona que no se para a observar sus cañas, o sea, no espera a que la caña le marque la picada de los peces, sino que está constantemente moviendo los aparejos que están en el agua, y constantemente cambiando el cebo, en previsión de que esté un poco defectuoso. Efectuando lanzamientos cortos, medianos, largos y súper largos, buscando concretamente los posibles lugares donde se concentran los peces para alimentarse.

De hecho, la prueba es que muchos de los pescadores deportivos de competición pueden llegar a consumir de 30 a 40 cajas de gusanos en una noche. Teniendo en cuenta que cada caja puede llevar aproximadamente entre 6 y 8 gusanos de lombriz de playa o arena, se puede hallar la media de lo consumido. Claro que, no podemos olvidarnos que solamente se pueden utilizar dos cañas. Esto lleva a imaginar el tiempo que descansan.

La pesca de competición en la modalidad de lanzado pesado o surf-casting no es solamente el trabajo constante, sino que también influyen muchos factores para conseguir el mayor número de piezas. Entre otros, podríamos citar el saber qué aparejo colocar para que los peces ataquen mejor a los cebos, la longitud de las cametas, la memoria de picada y, cómo no, el grado de frescura de los cebos.

¿Cómo ser un pescador de élite?

Si has decidido introducirte en la pesca de competición, debes intentar conseguir pescar con los materiales más sofisticados del mercado, dependiendo, claro está, de tu economía. Estamos de acuerdo que los peces no tienen predilección a la hora de picar entre un material más caro o más barato, pero la razón principal de este comentario es sencilla, ya que en una competición cualquier prestación del material será una ventaja sobre tu rival; una caña que consiga llegar a más distancia, un puntero híbrido, un nivel de recuperación mayor, un sedal más fino, etc. Todo ello te hará, a veces, conseguir mayores capturas. Por ejemplo: si en una competición participan 20 pescadores (por poner una cifra), debes tener en cuenta que serán 40 plomos cayendo al agua constantemente, por lo tanto, los peces, ante tanta actividad y ruido, intentaran poner agua de por medio. Ello quiere decir que en un radio de 100 m. a 140 m. de la orilla, los plomazos en el agua serán múltiples; si consigues con una caña especialmente diseñada para las largas distancias colocar tus cebos por encima de los 140 m., tendrás más posibilidad de conseguir buenas piezas que aquellos que no llegan. Por otro lado, el sedal también jugará un papel muy importante: de hecho con sedales finos conseguirás mayores distancias y por lo tanto, conseguirás pasar esa barrera, donde otros no llegan.

En caso contrario, o sea, en el caso de que los peces estén comiendo cerca de la orilla, siempre un puntero híbrido conseguirá clavar más piezas que un puntero convencional, porque este puntero dejándolo bien arqueado actúa de ballesta y en el momento en que el pez toque el cebo, él mismo se retrae y consigue clavar la pieza. Y qué decir de los lanzamientos.

Si quieres llegar con facilidad a conseguir largas distancias, deberás practicar la técnica de los lanzamientos, porque un lanzamiento bien ejecutado es ya una ventaja sobre cualquier rival.

Por ello, mi consejo es simplemente que practiques cada vez que puedas, bien en seco o en mojado, y que cada día intentes aprender nuevos lanzamientos siempre y cuando sean mejores en técnica y longitud.

Uno de los lanzamientos que se consigue mayor distancia es el pendular, ya que el plomo se carga de fuerza y consigue llegar donde otros lanzamientos no llegan. Al igual que es el mejor, también es el más difícil; por lo tanto, primero debemos aprender la técnica y después practicar mucho. Pero, primero, mi consejo es aprender a la perfección los otros lanzamientos antes de aventurarte a practicar éste.

Por ejemplo, uno de los más largos es el lateral apoyado; es preferible aprender este lanzamiento antes que el otro.

Por otro lado, en el surf-casting de competición, los cebos juegan un papel muy importante: de nada sirve colocar un cebo voluminoso para intentar pescar peces grandes. Esta postura hará que pierdas metros en el lanzamiento y tengas una caña a la espera de que dicho pez entre a comer el cebo. Hoy por hoy, la experiencia me ha demostrado que en una competición hay que intentar sacar el mayor número de piezas y nunca intentar pescar la pieza de tu vida. Para ello ya existen los días que vas por libre y no tienes que competir.

Por lo tanto, es preferible, si estamos en playa, utilizar solamente lombriz de arena y dejar a un lado casi todo lo demás. Y claro está, cambiar el cebo cada vez que esté deteriorado, por muy poco que sea este deterioro. Al igual que tampoco hay que dejar las cañas caladas mucho tiempo: si a los cinco u ocho minutos de estar en el agua no descubrimos indicios de picada, debemos recogerla y, tras cambiarle el cebo, volver a lanzar, pero buscando nuevas zonas. De ahí que muchos pescadores de competición no utilicen el típico gusano luminoso en la puntera de la caña, ya que, haya o no marcado el pez la picada, transcurrido dicho tiempo recogen el aparejo. Para no perder tiempo en colocar el nuevo cebo, debemos utilizar la percha; este accesorio nos ayudará reponer los cebos mientras las cañas están en el agua, y tras sacarlas simplemente cambiaremos todo el aparejo terminal. Por eso se suele utilizar la técnica de pescar indirectamente; o sea, la línea principal del carrete se une a los terminales por medio de un mosquetón, haciendo fácil el cambio de estos.

Este conjunto de factores, junto a tu gran afición y dedicación por este deporte, harán que pases de ser un simple pescador de ocio a ser un pescador de élite. Todo depende de ti.

¿Cómo debe ser la caña ideal para el surf-casting de competición?

Saber elegir una caña especialmente diseñada para el surf-casting es muy difícil, principalmente porque unos fabricantes diseñan unos modelos especiales, pero siempre nos gustaría que tuviera algo más con relación a las prestaciones que nos presentan en el momento de su adquisición en la tienda.

Por todo esto, he pensado que tal vez escribiendo cuál sería para mí la caña ideal para esta modalidad tan específica, algún alma caritativa recoja mis indicaciones y las haga realidad fabricando una buena caña. Según mi juicio, la caña ideal para la modalidad de surf-casting de competición debe ser de la siguiente forma:

-La caña debe ser de tramos y tener una longitud de 4.40 cm., lógicamente en tres tramos de 1.46 cm. cada uno.

-El anillado debe ser de SIT y de tipo BMNAG (Súper Ocean New Concept Guide). Deberá tener cinco anillas del tipo fijo, cuatro en el último tramo y una en el segundo, siendo ninguna anilla abatible.

-Tomando primero el tramo final y como referencia la primera anilla la de la punta, sus grosores serán: 20, 25, 30, 45, 65 y colocadas a las distancias siguientes: De la puntera a la siguiente debe haber 25 cm., de ésta a la siguiente 35 cm., de ésta a la siguiente 50 cm., y de ésta última al final de este tramo, 45 cm. En el segundo tramo, o sea en el tramo central, la anilla debe estar colocada a 90 cm. desde el principio del tramo que se enchufa hasta ésta.

-La acción debe oscilar entre intermedia con repartición a la puntera, o bien intermedia con un puntero adicional de tipo híbrido.

-La potencia será siempre entre 100 y 200 gr.

-La composición de la fibra debe ser de carbono de alto modulo, con revestimiento de titanio, o incluso revestimiento de kevlar.

-La parte final de la caña, o sea, el puño, debe ser anatómico y poseer un tapón con dos pesas que sirvan de contrapeso. Estas pesas deben pesar 25 gr. cada una, e ir unidas por medio de un tornillo de rosca, para quitar o poner según el tipo de lance.

-El porta carretes debe ser de rosca de los de tipo inglesa y debe estar situado a 70 cm. del final de la caña.

-Todos los tramos hembras deben tener un casquillo metálico en la boca.

-Los tramos segundo y tercero deben llevar una parte rugosa cerca de la intersección del anclaje, para poder desmontarlas fácilmente, incluso con las manos mojadas.

-En la zona de la puntera y las patas de cada anilla, o sea, entre medio de las dos sujeciones de cada anilla, debe llevar un trozo de cinta reflectante.

-Los tramos machos y hembras deben llevar una señal de montaje, bien sea pintada o grabada. Estas señales indicarán que una vez unidas, la caña quedará perfectamente alineada.

Pues bien, amigo lector, ésta sería, a mi juicio, la caña ideal para conseguir lanzamientos superiores a los 170 metros con sedal del 0.20 mm. de línea y con un chambel de un solo brazo, colocado de bajo línea. Ya sólo falta que la fabriquen.