SAN SEBASTIÁN, DONOSTIA/ País Vasco

‹Lugares mar

Esta ciudad está emplazada en la costa, por lo que podemos pescar en muchos lugares. A veces incluso dentro del mismo casco urbano, como sobre el puente que cruza el río Urumea, a escasos metros de uno de los hoteles más bonitos que conozco, el María Cristina –el último hotel “belle epoque” de Europa, cuyo nombre evoca a la linajuda señora y no a la del son cubano que también quería gobernar-. Sobre este puente, en pleno corazón de uno de los conjuntos arquitectónicos urbanos más exquisitos que hallaremos en nuestra geografía, podemos pescar de varias maneras.

Lo más sencillo es atrapar lisas –mubles- con pan y flotador, que remontan el río en cuajados bálamos. Es importante clavar al primer toque, pues los mugílidos no muerden, sino que “chupan” el pan hasta deshacerlo.

Si no nos place esta pesca, debemos saber que también son frecuentes las capturas de lubinas, sobre todo durante las noches invernales encarnando con angula viva. Para ello debemos encarnar con un anzuelo fino, a poder ser de carbono. No trataremos de ocultar el anzuelo en su sucinta anatomía, ya que basta que atravesarla, siempre que quede bien sujeta para no perderla. Este método, utilizando flotador o buldó es terriblemente eficaz.

Es muy popular también la pesca de sargos a flotador usando carramarro (cangrejo) vivo cuando la mar está dura. Si preferimos lanzar a fondo, en la playa de la Concha se sacan –cada vez menos- algunas doradas de buen tamaño todos los años, así como algunas lubinas que recorren, sobre todo de noche, este arenal.