PUNTA DE CALNEGRE / Murcia

‹Lugares mar

Desde Mazarrón hasta Calnegre se extiende un paisaje desolado de monte bajo y retamas, muy poco habitado.

La costa mira al levante, por lo que será una gozada cuando pesquemos al amanecer y nos sorprenda el sol bermellón que inunda de sangre la quieta superficie marina. El litoral forma una serie de calas de arena gris, muy fina, aunque con algo de grava, como es el caso del Jondón. Por lo demás, Cala Leño, Cala Desnuda, el Barranco, el Cabezo o Covaticas, resultan desiertas e idóneas para la práctica de la pesca. Son también muy aptas para el baño y está permitido el nudismo en todas estas calas y playas, que no gozan, por lo demás, de ningún servicio, a causa de lo poco frecuentadas que son.

Las aguas suelen estar muy calmas y claras, lo que obliga a servirnos de aparejos finos y sedales de diámetros ajustados a nuestras posibles capturas. En general, siempre serán más aconsejables por debajo del 0.26. que, además, nos permitirán lanzar más lejos. Esto también es importante en este tramo, ya que los peces de cierta talla suelen mantenerse a una distancia prudencial de la orilla.

La captura típica será la de herreras, también llamadas perlas y aquí, mabres o mabras, que pueden picar sin darnos tregua durante toda la jornada.

Encarnaremos con cebos propios de las zonas de arena, como son los anélidos y los moluscos marinos. Gasterópodos, como los bígaros, o bivalvos, como chirlas o almejas, incluso con caracol de tierra, pueden resultar excelentes lanzando a fondo sobre los lechos de estas ensenadas.

En Percheles encontramos un complejo turístico, pero un poco más adelante, ya llegando a la punta de Calnegre, estaremos de nuevo solos. En la ensenada de las Minas, la costa se vuelve pedregosa y levantada, lo mismo que en las lomas de Palomanco, que forman dos pequeñas playas encajonadas entre los farallones calizos. Al llegar a la punta de Calnegre, la costa se ha elevado definitivamente y propicia un montón de buenos lugares para pescar a flotador desde las paredes que se bañan en la mar. Aconsejamos usar pequeños crustáceos, como la quisquilla viva, pues este tramo es rico en sargos y otros espáridos.

En la punta existe un rosario de calas vírgenes, como el Ciscar o el Muerto, y una costa muy poco pisada por el pie de la civilización. Una delicia para el pescador deportivo.