Pez ventosa

‹Especies mar

Nombre científico: Lepadogaster lepadogaster

De la familia de los gobiesociformes, es también conocido como chuparrocas, pegarrocas, chupón, etc., este pececillo es uno de los más curiosos que podemos encontrarnos en la escollera.

Su hábitat favorito lo constituye la zona tildal, bajo las rocas que quedan en los charcos de marea, donde permanece oculto durante las horas diurnas.

Por la noche, comienza su actividad -que nunca es demasiada- y acecha a pequeños gusanillos, quisquillas o minúsculos cangrejos.

Es una presa muy rara, pues su pequeña boca no da para mucho, y sólo con anzuelos diminutos y a ras de fondo lo clavaremos.

Debemos soltarlo siempre, aunque podemos observarlo unos minutos -con las manos mojadas, eso sí- sobre la palma y comprobar cómo funciona su ventosa. Su vida no corre ningún peligro por estar unos minutos fuera del agua, pero cuando vayamos a despegarlo, debemos hacerlo con cuidado, pues suele asirse fortísimo.

Es un pez magnífico para el acuario. Soporta muy bien cambios de temperatura y de salinidad, siendo uno de los peces más resistentes y bellos que podamos encontrar.

Su tamaño raramente alcanza los seis o siete cm., y sus hábitos son realmente sedentarios (suele estar inmóvil y pegado a cualquier objeto la mayoría del tiempo) por lo que se adaptará perfectamente al acuario.

De hecho, su vida en libertad transcurre en el acuario natural que forman los charcos de la marea, a menudo con sólo unos cm. de agua o incluso sin ella. Como ya dijimos, puede pasar mucho tiempo sin agua, siempre que la humedad sea muy alta, por ejemplo bajo una gruesa capa de algas mojadas.