LAGUNA LAS MADRES. Madrid

‹Lugares agua dulce

Por Javier Hernández Racionero javihrac@granpesca.com

A menos de 30 minutos de Madrid, está esta laguna artificial muy útil para quitar el “mono”

Independientemente de facilidad o número de capturas, que no son muy numerosas, es un entorno en el que a parte de pescar se puede pasar un día en familia, que de vez en cuando no viene mal.

Para llegar a estas lagunas situadas en Arganda del Rey, el acceso más sencillo se hace desde la nacional III, dirección Valencia desde Madrid. Se continúa por esta carretera hasta el desvío de Morata de Tajuña y Chinchón, que en menos de 2 kilómetros nos dejará en la puerta del Enclave Natural, como lo denominan las autoridades, al margen derecho.

Para poder pescar es necesario estar en posesión de la licencia de la Comunidad de Madrid con la que se podrá sacar el ticket con un importe de 800 ptas.

Las instalaciones cuentan con 12 puestos de pesca, que una vez dentro se puede elegir normalmente ya que no hay tal número de pescadores por día. Está completamente prohibido, lo que limita mucho, pescar fuera de estos puestos marcados con troncos de madera. Todos estos puestos se encuentran en la primera charca. En la tercera no se puede pescar ya que es reserva natural de aves.

Están a disposición de los visitantes una decena de barcas a remo, pero el pescador no las puede utilizar, reduciendo de nuevo las posibilidades de éxito.

Muy recomendado para principiantes a cola de rata por la posibilidad de lance sin obstáculos en los puestos de pesca.

Nota: estas lagunas tienen un horario de apertura y cierre que es desde las 9 de la mañana hasta las 8 de la tarde.

Las especies objeto de pesca que pueblan estas aguas son principalmente la carpa y el black bass.

El ciprínido, está muy acostumbrado a las “visitas” y sobre todo a comer en superficie. Muy útil para el pescador a mosca que empleará imitaciones de miga de pan. Cabe comentar que está prohibido cebar (más limitaciones). Las capturas suelen ser de mediano tamaño, exceptuando en verano que pueden entrar a última hora de la tarde (antes de cerrar las instalaciones) con cualquier cebo de superficie (pan, gusanitos,…) carpas de pesos cercanos a los 5 kilos.

El black bass se presenta en esta charca muy difícil por diferentes motivos y el principal es la limitación de movimientos a la que se enfrenta el pescador. De cualquier modo las capturas oscilan entre 20 y 30 centímetros, exceptuando principios o finales de temporada que se observan peces de 35 a 40 centímetros (realmente difíciles pero pescables). Por regla general los peces ya han sido tocados en alguna ocasión con lo que los artificiales, tanto para mosca como lance ligero, deben de ser pequeños independientemente de la época del año en la que nos encontremos.

No es un lugar que se caracterice por sus capturas, pero es válido para desempolvar los equipos y hacer unos cuantos lances.