INTRODUCCIÓN A LA PESCA COSTERA

El equipo: Respecto al equipo, conviene desechar unos cuantos tópicos instalados en la mayoría de los que se acercan a la pesca marítima por primera vez. Pese a que los océanos se vean surcados (cada vez menos, de todas formas) por peces enormes, el equipo que emplearemos no ha de ser pesado y fuerte, sino, más bien, de reducidas dimensiones y lo bastante ligero para aguantarlo en la mano durante varias horas.

Tenga usted en cuenta que nunca tendrá acceso a los atunes que aparecen en los anuncios de conservas, ni a los meros que pueblan el menú de las bodas. Ni siquiera al pez espada que tantas veces ha comido con ali-oli. Un pez de más de cinco kilos en nuestras costas constituye casi una rareza, una excepción que no vale la pena contemplar. Así que, por muy optimista que sea usted, cómprese una caña ligerita y de unos tres metros, un sedal de menos del 0.25 y unos anzuelos del tamaño de su uña meñique. Y créame, serán más que suficiente para capturar el 99% de los peces que se interesen por su carnada.

Además, cuanto más ligero sea su aparejo, más disfrutará de sus capturas y, en líneas generales, más barato le saldrá el equipo.

LEER

Esta entrada ha sido publicada en Escuela, Mar y etiquetada en . Marcar el permalink.