Introducción a la pesca costera. Tercera parte.

Y precisamente no nos referimos a la suma de las capturas, sino más bien a todo lo necesario para realizarlas. Día tras día, la pesca está evolucionando, y sobre todo esto se ha producido en las dos últimas décadas.
Ahora la pesca, aunque quieras mantenerte al margen de estas matemáticas, te obliga a que cada vez que acudes a una tienda no se olviden ciertas numeraciones. Números que cuando compras son tan necesarios como la propia caña, que ha de ser de un número determinado de metros para cada modalidad distinta, con una acción –en gramos, claro-, número de tramos o secciones, e incluso número de gramos que ha de pesar el señuelo que queremos lanzar. Y para colmo no todas las numeraciones en la pesca están estandarizadas, y en distintos tipos de medida. Cada fabricante aplica la que considera más aproximada. Como ocurre con los anzuelos.

Al comprar anzuelos, nos podemos encontrar que un 18 de una marca es como un 14 de los que siempre compramos: ¿quéeeee?. Y seguro que sino pican o no sacamos nada, se lo achacamos a que no le entraban en la boca los anzuelos o que era tan grandes que lo detectaban y lo escupían. Cualquier excusa es buena.

La numeración, aún con diferencias, sigue un estándar aproximado. Los más pequeños –normalmente-, son los del 26 y va aumentando el tamaño a medida que esta numeración disminuye hasta llegar al 1. A partir de aquí la numeración se corresponde a estos números 1/0, 2/0, 3/0, …., hasta llegar al 8/0 que en la mayoría de modalidades de pesca es el de mayor tamaño. ¿Entonces el 26 es el más pequeño y el 8/0 el más grande?.Sí.  Y seguro que alguien pensó en su día que era una numeración sencilla.

Y para colmo nos tenemos que acordar de la de los esmerillones o quitavueltas, aunque ya nos resulta sencillo, porque ya la tenemos aprendida la de los anzuelos, que casualidades, es la misma pero con menor intervalo. El más pequeño le corresponde la numeración 12 y el mas grande, pasando por el 1 claro, es el 6/0 –estos son los más frecuentes-.
En lo referente a los plomos no tiene mucha complicación. Simplemente se basa en utilizar el peso de los mismos, pero claro relativamente. Para un especialista de carp-fishing 50 gramos en un plomo será lo ideal, mientras que para un pescador de coup, será el peso que tenga su caja de plomos entera.
Seguimos ascendiendo hasta llegar a las veletas. La numeración que se emplea más frecuentemente es la de los gramos con la que se calibra su peso correctamente y flota a en su posición correcta.
Continuamos con la línea, y a ser sincero esta es la que más fácil me ha resultado siempre, hasta que he comprado hilos de fabricación americana.
El sedal tiene tres numeraciones:
• longitud: se mide siempre en metros o yardas.
• diámetros: se mide en décimas de milímetro: 0,20; 0,32.
• y resistencia: en kilos o libras.

La resistencia del hilo en Estados Unidos se mide al nudo. Esto significa que realmente lo que se mide no es lo que aguanta el hilo, sino lo que aguanta el nudo que se hace con ese hilo. Es el nudo el punto más débil entre el señuelo y el pescador con su caña. Esta resistencia significa que en la medida que nosotros consideramos estándar, es un 70 0 75% más resistente. Así un hilo que aguante 16 libras al nudo, tendrá en nuestra numeración una resistencia de unas 28 libras, que traducido a kilos con la tabla sería de 12,7. No está mal para un hilo de 0,36 milímetros de grosor.
La caña es todavía algo más compleja que incluso los hilos, ya que tiene distintas medidas y vienen expresadas según el origen del fabricante en diferentes sistemas métricos. La longitud se mide en pies o metros. Las cañas más pequeñas, empleadas para la pesca a ballesta tienen algo más del metro y por el contrario las más largas empleadas para la pesca de ciprínidos-enchufables- una de dimensiones medianas alcanza los 14 metros.
Para establecer longitudes estándar habría que hacer todo un artículo, porque sobre todo lo que prima es el gusto personal, aunque claro está, dentro de unas medidas más o menos comunes para cada modalidad de pesca. Para lance ligero de lucio, bass y lucioperca, de 1,80 a 2,50 metros, más larga incluso. para el exócido. Si se pesca carpas a fondo o con boiles, 3 o 4 metros son más que suficientes. Pesca con cucharilla de la trucha, metro y medio… y si continuamos así, cada modalidad una medida concreta… ahora si encima compramos fabricantes americanos la cosa se complica porque se expresa en pies.
Uno de los datos más importantes de una caña es la acción. Se expresa en gramos u onzas, según su procedencia (con la misma tendencia que todo lo anterior). Este número nos indica el peso que puede lanzar la caña correctamente, vamos la dureza que tiene o sensibilidad en su puntal. Las acciones de las cañas, al igual que la longitud varía dependiendo de la modalidad.
Y todavía no se han acabado los números…

Bookmark the permalink.