EMBALSE DE LOS BARRIOS DE LUNA, LEÓN. Castilla y León

‹Lugares agua dulce

En el corazón de la montaña leonesa, cerca ya de la frontera con el Principado, encontramos este embalse de bello nombre y bella factura. Su acceso no puede ser más fácil, pues se topa con la autopista A-66 en bastantes kilómetros, lindando casi con el Parque Nacional de Somiedo. El embalse está formado por las aguas del río Luna, un curso de agua límpida generoso en truchas.

Es un embalse de proporciones considerables que cuenta con muchos accesos, por lo que resulta fácil pescarlo desde tierra. No obstante, y quizás debido a la cantidad de kilómetros trucheros que encontramos en estas tierras leonesas, no existe masificación de aficionados, sino más bien lo contrario.

Incluso en un soleado día de julio, podremos pescarlo sin estorbos por parte de otros aficionados, con lo que nuestra jornada en sus orillas será de lo más apacible.

Debemos tener en cuenta, eso sí, que nos encontramos a bastante altitud y en una zona muy fría. Estos factores determinan que la mejor época del año sea, lógicamente, el verano, sobre todo porque la temperatura del agua -que nunca sobrepasa los 18ºC- condicionará la actividad de las especies que perseguimos.

Hay que tener presente que los peces son muy sensibles a la temperatura del agua y es un factor decisivo en su metabolismo, por lo que conviene prestarle atención.

Truchas y barbos son quizás los reyes de esta agua, que se pueden pescar a mosca, con señuelos o con cebo. En algunas de sus orillas más someras, el empleo de vadeadores y una caña de látigo puede depararnos las más gratas sorpresas, tanto para la captura de salmónidos como de ciprínidos. Así mismo, dado que no hay mucha vegetación y tiene abundantes reculas y otros apostaderos querenciosos, su reconocimiento con señuelos artificiales nos dará buenos resultados.

Aparte de la pesca deportiva, este pantano es apto para el baño y para la práctica de deportes acuáticos, contando asimismo con un club náutico y una zona delimitada para el amarre.

Respecto al alojamiento, la zona se halla escasamente poblada, por lo que, lo más recomendable será pernoctar en León capital o en Astorga -si nos dirigimos al sur-, o en Mieres u Oviedo, si vamos al norte.