EMBALSE DE BOLARQUE. Castilla la Mancha

‹Lugares agua dulce

Este pequeño, pero productivo pantano, se encuentra en la provincia de Guadalajara, muy cerca de Cuenca, a poco más de una hora de carretera desde Madrid.

Está comunicado con los pantanos de Entrepeñas y Buendía. Como sus hermanos mayores, el de Bolarque cumple la función primordial de asegurar el transvase Tajo/Segura. Pero, a diferencia de éstos, el acceso a sus orillas se ve dificultado, pues debemos atravesar propiedad privada para llegar hasta sus aguas.

En, efecto, la casi totalidad del embalse se halla comprendida dentro del perímetro de la Urbanización Nueva Sierra, sita en el término municipal de Albalate de Zorita (Guadalajara), y dicha urbanización linda con la provincia de Cuenca.

Por tanto, la afluencia de pescadores es menor de lo que podría ser en caso de que su acceso no presentase este contratiempo. Además, en este pequeño embalse predominan los cortados de roca y es realmente complicado pescarlo desde tierra. Quizás, el único punto fácil se encuentra bajo el mirador –al que corresponden las fotografías-, donde encontramos un sendero que desciende hasta la misma orilla.

Estamos hablando, pues, de un pantano propicio para su pesca embarcación, con mucha profundidad y grandes piezas. Existe una buena comunidad de tencas, algún bass (no muchos), perca soles y grandes, enormes lucios.

De esto puedo dar fe, pues aquí he capturado uno de los mayores ejemplares de esta especie que he visto. Y, por cierto, como lo devolví al agua, es posible que siga esperando el anzuelo de otro pescador al que, sin duda, le proporcionará el mismo placer que a mí.

Este pantano resulta más propicio para su pesca en embarcación, dado lo escarpado de la mayoría de sus cantiles, lo que deja poco espacio al pescador de orilla que pretenda vadearlo. Además, la súbita caída del fondo en algunos tramos, puede poner en aprietos al aficionado que se decida a vadearlo sin conocer perfectamente sus orillas.

Cuenta con zonas de mucho calado, por lo que los señuelos profundizadores, especialmente tipo “cangrejo” son muy recomendables. No debemos olvidar que este crustáceo está presente en sus aguas, por lo que el pez no extrañará en absoluto este bocado.

Respecto a los pescadores de ciprínidos, quizás no sea éste el mejor lugar para intentar su captura, aunque hay que destacar que cuenta con una población estable de tencas, algunas de muy respetable tamaño.

Resumiendo: un lugar magnífico para la pesca de grandes depredadores, en especial del lucio, pero que también cuenta con el resto de la mayoría de especies propias de los pantanos del centro peninsular.