Corvina

‹Especies mar

Nombre científico: Sciane umbra

La corvina, como todos los esciénidos, es un pez cada vez más raro en nuestras aguas. Además, frecuentemente es confundido con otros integrantes de esta familia, que pueden alcanzar mayores tamaños -como el verrrugato- y son, lógicamente, más perseguidos.

De hecho, la corvina no suele llegar a los cuatro kilos y vive en zonas poco profundas, entre los 5 y los 15 metros.

Este precioso pez es un gran luchador, por lo que hará las delicias de los pescadores deportivos. Pieza muy codiciada por los pesca sub, también proporciona grandes alegrías cuando la sentimos en la puntera de la caña. Su defensa es siempre enérgica, lo que contrasta con su aspecto de pez tranquilo y poco nadador.

Tiene una librea muy característica, con ribetes dorados y verdosos, y una particular boca, desplazada ligeramente hacia abajo. Este efecto producido por la colocación atrasada de la mandíbula inferior, así como su peculiar silueta, hacen inconfundible a esta especie.

Se pesca con cañas de lanzado pesado y aparejos de fondo, que es donde busca su alimento, mayormente de noche.

Su dieta es carnívora y acepta la mayoría de los cebos de origen animal más empleados, como son los anélidos, los moluscos o los pequeños crustáceos. En concreto, la de la foto, picó a una gusana de coco y vendió caras sus escamas.