CAIÓN, A CORUÑA / Galicia

‹Lugares mar

Bajando por el litoral hacia el sur desde A Coruña, nos daremos de bruces con varios entornos industriales, desde la ensenada de Orzán hasta Rañán, donde se asienta un gran polígono industrial. Esta incómoda vecindad hace que pasemos de largo hasta llegar al término municipal de Chamín. Aquí volvemos a encontrarnos con la naturaleza y una costa con escasa ocupación y con formidables playas, como son las de Combouzas –con excelentes dunas y nudistas- o la de Barrañán, de más de un kilómetro y muy aconsejable para la práctica del surf-casting.

Desde el arenal de Barrañán, con marea baja, podemos pasar hasta Porto Chas. Este es un diminuto refugio rocoso en forma de concha y rematado por una cala de arena blanca. Es ideal para pescar con flotador desde las lascas que se adentran en la mar. Cebando con gusana o quisquilla, pescaremos muchos lábridos y pequeños espáridos.

En las inmediaciones de la punta de la Atalaya que corona el fondeadero de Caión, perteneciente al municipio de Laracha, vemos el puerto que se encuentra al final de una estrecha franja de tierra, que da salida a la mar a los municipios de Arteixo y Carballo. Está arrimado a la Costa de la Muerte y su calado es suficiente para que tengan su base cinco embarcaciones de cerco y otras menores de bajura.

Caión cuenta con gran tradición marinera y pescadora, en concreto, en la captura de ballenas, de la que sus vecinos fueron grandes conocedores en otro tiempo. Quizás, su ubicación, en una isla rocosa anexionada a la atalaya que termina en la Punta de las Olas, posibilitase columbrar las evoluciones de los gigantes del mar para luego perseguirlos y darlos caza.