CABO DE CREUS / Cataluña

‹Lugares mar

Forma un conjunto paisajístico único, con un terreno sumamente erosionado y accidentado, debido a la acción erosiva del viento y la mar sobre el litoral.

Esto ha sido determinante para la formación de una gran cantidad de pequeñas calas y ensenadas. Desde los promontorios rocosos podremos contemplar los islotes de la Galera, Portaló, Fullotes, Culleró o la isla de la Encalladora -de nombre revelador-.

Desde el faro del cabo de Creus hasta la hermosa población de Cadaqués, encontraremos magníficos pesquiles. El terreno accidentado se abre en numerosas calas entre las que destacan la cala Bona, la Cueva del Infierno, la cala Janquiet y la de Port Lligar, que evoca la presencia del pintor Salvador Dalí que construyó aquí su casa.

Podemos llegar hasta estos lugares con relativa facilidad, a través de unos desvíos desde la carretera de Cadaqués, a la altura de la carretera de Port de la Selva.

Cualquiera de estos rincones que ofrece la costa es bueno para pescar. Especialmente recomendables son esta agua para la pesca submarina, pero con la caña también nos deparará agradables sorpresas.

Dada la gran cantidad de fondos rocosos y abruptos que encontraremos, los parejos de fondo tienden a engancharse, por lo que un flotador bien calibrado puede ser una buena alternativa.

También es una costa apta para la práctica del spinning, siempre procurando llevarla a cabo los días de mar gruesa o en el babero de espuma de la rompiente.

Si disponemos de embarcación podemos ganar el resguardo de una de las docenas de islotes de las inmediaciones y realizar una magnífica pesca en un paraje de ensueño.