Black bass

‹Especies agua dulce

Nombre científico: Micropterus salmoides

De origen americano, fue introducido en España en 1955 mediante alevines procedentes de Francia, donde había sido previamente aclimatada la especie.

En Europa no alcanza las mismas tallas que en su tierra de origen –donde llega a pesar hasta 6 kg.- pero abundan los ejemplares de entre dos y tres kilos. Estas dimensiones, sumadas a su ferocidad y a la batalla que presenta en el anzuelo, lo convierten en una especie idónea para la pesca deportiva.

No es de extrañar pues, que cada día goce de mayor prestigio y que cuente con innumerables incondicionales. Además, hay que tener en cuenta que el bass puede vivir en estanques y otras pequeñas masas de agua, poco propicias para los predadores tradicionales ibéricos.

Si a esto sumamos su resistencia a los cambios de temperatura y su capacidad para medrar en aguas que sufren bruscos calentamientos en la époco estival –como es el caso de la cuenca mediterránea- entenderemos por qué se ha convertido en pocos años en uno de los peces estelares de la pesca deportiva en nuestro país. En efecto, esta especie soporta temperaturas por encima de los 30ºC y se muestra activa casi todo el año.

Freza durante la primavera en aguas someras y protegidas, en lechos duros, como lascas o piedras. Los juveniles de esta especie tienen hábitos gregarios, que irán despareciendo con la edad.

Su cuerpo tiene una estructura compacta y hechuras inconfundibles de predador. Las dimensiones de su amplia boca no dejan lugar a dudas. Podemos observar también, que es un pez concebido para efectuar desplazamientos veloces y atacar a sus presas con movimientos muy certeros. Las dos aletas dorsales se hallan juntas, presentando la primera radios duros y la segunda –más desarrollada- blandos. La aleta caudal es poderosa, ancha y recta. Por último, presenta línea lateral completa, con un número de escamas que oscila entre las 60 y las 70.