Berberecho (Cerastoderma edule)

‹Cebos mar

El berberecho es un molusco bivalvo con una concha durísima que, aparte de su valor gastronómico, suele ser empleado como cebo.

La verdad es que, es raro que los aficionados encarnen sus anzuelos con berberechos frescos, pero cada día hay más gente que utiliza las conservas de estos moluscos “al natural”, es decir aquellas tratadas únicamente con agua y sal.

Esto es así porque los berberechos son apetecidos por un grandísimos número de especies piscícolas, tanto marinas como de agua dulce. Grandes ciprínidos, espáridos, lábridos o peces planos, son algunas de las familias que se darán un festín con estos moluscos.

Además, una vez en conserva, ganará en consistencia y será más fácil de anzuelar, lo que sumado a su sencillez de manejo y a su enorme disponibilidad, lo convierten en un cebo ideal para tener en la despensa “por si acaso”.

El berberecho habita fondos arenosos y fangosos, con abundante materia orgánica, y le encantan los lechos de las rías, donde se acumulan gran cantidad de nutrientes. Soporta altas dosis de contaminación, sobre todo por metales pesados, por lo que no son siempre aptos para el consumo humano. Por ejemplo, en una de las rías más contaminadas, la del Nervión, habitan zonas imposibles de colonizar para otros moluscos.

Asimismo, se adaptan a zonas de baja salinidad en aguas salobres y vive enterrado a escasa profundidad, generalmente a unos pocos centímetros.