Arenicola

‹Cebos mar

También conocido como gusana de coco o gusano rojo, es un anélido muy común y uno de los cebos preferidos para los pescadores que practican el lance pesado.

Sobre todo si los lechos son arenosos o fangosos, este gusano proporcionará excelentes resultados. El mayor problema que presenta es que su cuerpo, blando y carnoso, es atacado por muchas especies para las cuales no iban destinados nuestros anzuelos.

Además, este gusano, una vez ensartado en el anzuelo se vacía en cuestión de minutos y queda reducido en poco tiempo a un pellejo rojizo. Así que, si lo utilizamos como cebo, debemos cambiarlo cada poco tiempo, como máximo media hora.

Al encarnarlo expele un líquido amarillento que tinta nuestros dedos. No es irritante, pero deberemos luego lavarnos las manos con jabón para quitarnos esa coloración.

El arenícola se encuentra en zonas tildales y es relativamente fácil de encontrar durante las horas de bajamar, pero debemos recolectarlos con cuidado, debido a su fragilidad. Viven en galerías poco profundas en forma de “U”, con un aguajero de entrada y otro de salida, siempre en superficie.

Es uno de los mejores cebos que podemos presentar a muchas especies de las que comen en el fondo. En concreto, es la mejor carnada para el salmonete.