Pesca del bass en aguas someras

Texto y esquemas: Javier Hernández Racionero javihrac@granpesca.com

Aquí todo se complica. Los sentidos del bass se agudizan y es más fácil que denote nuestra presencia. Hay reglas que se deben tomar antes de pescar y sobre todo en estas aguas. Estas reglas son por todos bien conocidas. 

Utilizar ropa de un color parecido al medio, no proyectar la sombra en el agua y al aproximarnos a la zona de pesca intentar hacer el menor ruido posible. Todo esto se verá beneficiado si además ocultamos nuestra presencia con la vegetación.

Consideraremos aguas someras las que tengan aproximadamente menos de dos metros de profundidad. En estas aguas el bass puede apreciar desde el fondo, prácticamente cualquiera de nuestros señuelos de superficie con facilidad (teniendo en cuenta una climatología no adversa y la claridad del agua media).. Si fueran aguas claras, la pesca, aún si puede ser, se complica más. Se detecta más fácil nuestro engaño.

Bajo estas condiciones el black bass tiene distintas posturas en el medio, dependiendo del tamaño, la hora del día, las condiciones metereológicas y la estación. Esta claro que cuanto más cerca de la orilla lancemos (si no hay cobertura), más pequeñas serán nuestras capturas. Cuando existen troncos sumergidos o nenúfares son sitios querenciosos para basses medianos (más de un kilo), en los cuales será el mayor dominador y protagonista. Los basses grandes (de 2 kilos en adelante) prefieren sitios más profundos o incluso más escondidos (y estos sobre todo que no te vean)

Señuelos

Los señuelos que irán mejor para estas aguas son aquellos que no profundicen más de 1 metro y en colores, lo más naturales posibles (aunque este extraño pez prefiere, an ocasiones, contadas, los señuelos de vivos colores). El tipo de señuelo a emplear depende del gusto. Personalmente utilizo el Baby Slu-Go y el Fin-s, ambos de la casa americana Lunker-City. Para estas condiciones el montaje que realizo es el texas pero sin plomo de bala, únicamente el peso del propio vinilo. Una vez lanzado se le deja reposar durante uno o dos minutos. En este período de tiempo es donde se producen la mayoría de las picadas. La forma de recogida será un “step & go” más lento de los habitual con paradas de uno o dos minutos entre cada tirón. Es de lo más efectivo bajo estas condiciones.

Si no te gusta pescar con vinilos, utiliza señuelos paseantes, de hélices, chugs, o cualquier pez de superficie. El Chug Bug de la casa Storm, es aniquilador con las condiciones adecuadas. El Rapala Original, en color perca no debe faltar en ninguna caja de pescador que se precie. Siempre funciona en las tallas de 5, 7 y 9 centímetros. Yo, utilizo el de 7 centímetros.

Cuando pesques con peces artificiales, normalmente si se produce una primera picada fallida, no hay segunda. Esto se debe a que el pez ha notado la madera o el plástico duro y ha reconocido nuestro engaño. Evitar esto no se puede pero si utilizas esencias con estos peces, igual que las empleadas para los vinilos, puede que, aparte de atraer y parecer más atractivos para el pez (por si no está del todo convencido), hará que alguna de nuestras picadas fallidas, se convierta en una captura, en una segunda picada.

Y recuerda siempre debes hacer captura y suelta.” Devuelve el bass de hoy, que puedes pescar mañana.”