La pesca del bass desde orilla. Segunda parte.

Texto y fotos por Javier Hernández Racionero javihrac@granpesca.com

 El equipo.

Nuestro equipo de pesca desde orilla, no puede constar de varias cañas y otros tantos carretes, por el sencillo motivo de que no se puede caminar con ellas a la espalda. Hemos de seleccionar nuestra caña preferida con ese carrete que pescamos tan cómodos. En definitiva, un combo que nos sea práctico y útil para todas las circunstancias y señuelos, o por lo menos que se adecue de la mejor manera posible.

La caña.

En numerosas ocasiones he comentado con otros aficionados, que la mejor caña no es la más cara, pero también es cierto que las de mejor calidad, lo reflejan en el precio.

Para la selección de una caña hay que tener dos cosas muy presentes: la habitualidad de nuestras salidas – para pescar de 5 a 10 veces al año no se necesitan cañas de competición- o según nuestro presupuesto –tal vez que esta razón es más importante que la anterior-. Después de hacer un límite de gasto, que en la tienda siempre se supera al ver esa joya, debemos de elegir la más adecuada para esta modalidad, el bass desde orilla.

El material de construcción recomendado para la caña es el carbono. Es mucho más liviano que la fibra de vidrio, que además cuando se está luchando con una pieza cruje como si se fuese a romper. Cuanto más porcentaje carbono tenga en su construcción, mayor calidad.

La acción será MEDIA DURA (medium-heavy). El motivo de esta elección es que si es demasiado dura tendremos problemas para lanzar pequeños señuelos, pero se clavará mejor. Si es muy blanda facilita el lanzado – en longitud- pero dificulta el clavado enormemente. El término medio, es el más adecuado. La acción o peso del señuelo para los americanos – wt. lure- , es recomendable que sea aproximadamente de 5 a 15 gramos. Con este intervalo no habrá ningún problema en lanzar los diminutos montajes finesse o los cranckbait más pesados.

Uno de los temas más delicados es la longitud. Algunos pescadores prefieren que sean de 7 pies –2,13m. – para arriba, pero otros opinan para abajo. Este tema puede ser una elección bastante personal. Si se pesca con cañas largas, se hacen lances mas largos y se manejan mejor los peces, también facilita la pesca con obstáculos delante, como espadañas, pequeñas algas,… Los inconvenientes que tiene, son justo las ventajas que aporta una caña de menores dimensiones. Menor peso, mayor facilidad de manejo y lance de los señuelos, menos aparatosa… pero lanza mas cerca, un importante detalle para este tipo de pesca. Mi experiencia con calas de diferente medidas, ha sido que las mejores son justo las que se establecen en esa medida 7 pies, 2,13 metros. Son las más polivalentes y como se ha comentado líneas más arriba en este tipo de pesca se necesita una caña todo terreno.

Otro detalle que se olvida a la horade comprar la caña es que mejor que sea de 2 tramos, frente a un solo tramo o incluso a las telescópicas.

Las de un solo tramo resultan incómodas de transportar y la diferencia respecto a la precisión, no merece la pena. Si nos situamos en el lado opuesto encontramos las cañas telescópicas. En estos modelos si se nota la diferencia. Mayor problema con las anillas al ponerlas en línea, mucha menos precisión en el lance, mayor fragilidad. A favor: el transporte, pero una caña de poco más de 2 metros en dos tramos se puede meter en el maletero de cualquier coche.

Las anillas, mejor si son de SIC o cualquier otro material de similar dureza. El problema, es que encarecen en gran medida el precio final de nuestra “arma letal” pero merece la pena. Son indeformables, casi irrompibles y no les hace mella ningún hilo. De cualquier forma unas anillas bien sujetas de cerámica son también una opción muy válida.

El carrete.

Tal vez de los tres elementos de este artículo –caña, carrete, sedal- es el que menos importancia tenga. El motivo es tan sencillo como que un carrete de reducidas dimensiones y con un par de rodamientos es más que suficiente para pescar cómodos. Está claro que cuanto más rodamientos tenga más suave será, pero también es cierto que estos rodamientos difieren mucho de una marca a otra. Algunos carretes presumen de tener media docena de rodamientos, y la verdad es que son más duros y menos suaves que otros construidos con dos de otra marca. La mejor herramienta para esto: probar carretes de los amigos, mejor durante una jornada completa. Una vez que has pescado con un carrete de una marca, la tendencia es similar en el resto de sus carretes.

Para el tamaño de la bobina – que en muchas ocasiones marca también el tamaño medio de un carrete- con que entren 150 metros de un grosor del 0,28 es más que suficiente.

Cualquier carrete requiere unos mínimos cuidados. Entre ellos es engrasar los engranajes y limpiar la bobina de cualquier suciedad en la superficie de roce con el hilo. Hay que prestar mucha atención al guía hilos: mejor con un rodamiento, sobredimensionado y siempre ha de estar muy limpio.

.

.

El hilo.

Los diámetros de los hilos que se deben emplear oscilarán entre el 0,28 como más grueso y el 0,22 como más fino. La resistencia: depende tanto del fabricante que no es un dato a tener en cuenta. Hay mucha variación. Ojo con los sedales americanos ya que viene expresada la resistencia al nudo, con lo que la resistencia medida de una manera “convencional” sería un 70-75% superior.

El que se use el mayor diámetro aporta las ventajas de que al tener enganches se pierden menos señuelos, da mayor confianza tanto en el lance como en la recogida de una captura.

Si por el contrario empleamos el menor, los lances serán más largos y precisos y el señuelo navegará mucho mejor, aunque como inconvenientes tiene justo las ventajas del hilo de mayor diámetro. Como en otras ocasiones, la medida media será la mas beneficiosa, pero es cierto que se debe probar con los distintos grosores y emplear el que nos haga sentirnos más cómodos.

Como se ha podido comprobar una de las cualidades que nos debe aportar nuestro equipo, seguramente la más importante, es la comodidad. Pescar muchas horas seguidas con herramientas cómodas las hace mucho más divertidas.