INTRODUCCIÓN A LA PESCA DEL SILURO

Texto y fotos por Javier Hernández Racionero javihrac@granpesca.com

Desde hace ya más de 25 años se tiene conocimiento de la existencia de este enorme depredador en nuestras aguas. Desde este tiempo mucho ha llovido y la especie se ha adaptado a la perfección a nuestras aguas, llegando a alcanzar tamaños superiores a los que habitan las aguas de origen, en los países de la Europa del Este.

No hace mucho tiempo “leyendo” una conocida publicación de aquellos países (F….& F….) me sorprendió gratamente el gran número de páginas que dedicaban al siluro y aún más me sorprendió todavía que en las páginas de anuncios por palabras o pequeños recuadros, hubiera más de una decena dedicados a su pesca… en nuestro país.

Quién haya visitado alguna vez el pueblo de Mequinenza, se habrá dado cuenta de la presencia que hay de extranjeros – la mayoría de tierras alemanas-. Poseen sus propias instalaciones, complejos, barcos,… y todo lo necesario para pasar unas vacaciones perfectas pescando siluros. Todos ellos recorren miles de kilómetros para hacer una pesca, que a muchos pescadores españoles aburre e incluso desearía que no existiese.

Craso error. Tal vez sea por el desconocimiento de la especie, de las técnicas o incluso de los lugares exactos para pescarlos, pero la realidad es que el siluro se pesca mucho menos que otras especies que proporcionan a la vez, menos diversión y entretenimiento.

También es cierto, que año tras año, el número de adeptos va aumentando pero sería bueno dar a conocer todas las alegrías que da este gigante, para que ese número convierta al siluro en una de las especies más pescadas.

Esto no significa se deba repoblar con alevines de esta especie, ni que mucho menos se colonicen otras masas de agua. Hay que pensar que está en el Ebro y se ha de mantener ahí. Para pescarlo es tan fácil como hacerse unas cuantas horas de carretera y disfrutar de las cálidas temperaturas.

La principal ventaja que tiene esta pesca es que se puede probar sin ningún tipo de compra inicial. Simplemente es ponerse en contacto con las diferentes empresas que se dedican a proporcionar todo lo necesario para la captura de estos colosos. Alojamiento, comida, cebo, cañas, …, en fin todo lo necesario y realmente es asequible a cualquier bolsillo.

Si una vez probada la pesca con profesionales nos engancha – y aseguro esto- no faltaremos a la cita todas las temporadas para año tras año superar nuestro record personal.

El siluro se puede pescar de muy distintas formas: clonk, método alemán, lance ligero, con boiles –si, si ha leído bien- y todas son de gran diversión, aunque el método más empleado es el alemán (próximo artículo) por su efectividad y las grandes capturas que se consiguen.

Las capturas oscilan entre los 5 kilos y casi rozando los 100, aunque charlando con los guías de la zona aseguran que esta temporada se puede batir el récord establecido el año pasado, ya que la temporada pasada algún ejemplar les rompió el equipo

La problemática del siluro.

Está claro que esta especie tiene retractores y defensores y ambos aportan motivos convincentes que ratifican su postura.

Los que están en su contra afirman que la población de carpas ha disminuido considerablemente, pudiendo sólo realizar capturas de ejemplares de más de 3 kilos. Otra motivo es la desaparición del lucio por completo de esta agua y la disminución del alimento para otras especies consideradas más deportivas como el black bass. Lo que propició la introducción del alburno. Otros colectivos directamente afirman que es una especie alóctona y se debe producir la erradicación de las aguas españolas…

Por el contrario los defensores de esta especie tienen a su favor otras razones. La población de carpas no ha disminuido, sino que ha aumentado su tamaño medio al no ser depredadas las carpas mayores y no tener competencia por el alimento con peces de menores dimensiones de su misma especie. Hay que tener en cuenta también el gran valor deportivo que tiene su pesca. Y por supuesto no hay que olvidar que muchas familias de la zona basan su economía, o mejor dicho subsisten, gracias a su pesca y a la prestación de servicios relacionados con este pez.

Se puede afirmar que nunca llueve a gusto de todos, pero la realidad es que el siluro es una especie de gran interés deportivo y tal vez la solución sea el intentar con la ayuda de todos el que permanezca en las aguas que habita actualmente y el que no colonice otras masas en diferentes lugares.

Reglamentación en la pesca del siluro.

Aragón.

No tiene dimensión ni cupo mínimo. La pesca del siluro tiene un horario diferente del normal: desde las 06:00 horas oficiales hasta las 24:00 horas oficiales. “Con el fin de evitar la introducción del siluro en nuevas masas de agua y su proliferación en las ya colonizadas, se autoriza la utilización de peces vivos capturados durante la propia acción de pescar para la captura de esta especie, exclusivamente en los embalses de Ribarrroja y Mequinenza. Complementariamente se añade que la práctica de la pesca con boya de fondo (método alemán) se ejercerá en la franja de 50 metros de anchura contados a partir de la orilla mojada en cada momento. Las boyas deberán ser visibles y deberán ser recogidas al finalizar la acción de pesca. Esta modalidad de pesca únicamente se autoriza en el embalse de Ribarroja.

Especies introducidas.

Queda prohibida la posesión y transporte de ejemplares vivos de estas especies, salvo en caso de los concursos y competiciones oficiales, el os que se podrá mantener vivos ejemplares de estas especies durante el tiempo de duración de dichos eventos deportivos.

Si deseas información sobre tarifas para la pesca del siluro con todo incluído en Ribarroja o Mequinenza envíanos un email a email@granpesca.com