PESCANDO SILUROS CON EL MÉTODO ALEMÁN. SEGUNDA PARTE

Texto y fotos por Javier Hernández Racionero javihrac@granpesca.com

Una vez que ya tenemos el equipo completo para pescar estos verdaderos “monstruos”, ahora sólo nos queda colocar el cebo en el aparejo y pescar el primer pez.

Como se ha podido ver en el artículo anterior este tipo de pesca requiere cebo vivo. Normalmente se emplean carpas, de peso inferior al kilo y medio y anguilas de tamaño medio, como el de consumo humano que se encuentran en los mercados. Para una jornada de pesca de un día completo, de las 12 de la mañana a las doce de la noche, que se permite la pesca en algunos lugares, serán necesarios unos 10 ejemplares de cebo. Mejor que sobre que tengamos que plegar cañas por falta de él. Luego en las siguientes salidas, la práctica nos dirá que cantidad necesitaremos.

Un cebo sobre otro tiene como principal ventaja que la carpa es más selectiva. Por regla general atacarán peces de unas dimensiones considerables, mientras que con la anguila pueden pescarse de todos los tamaños, de una decena de kilos en adelante. Así, aunque a priori se piense que los grandes siluros se pescan únicamente con carpas y además de gran tamaño, nada más lejos de la realidad. En muchas ocasiones se han pescado siluros de decenas de kilos con un simple alburno, que no tiene más de 15 centímetros, por lo que las anguilas, en lo que a tamaño se refiere, son tan buenas para los grandes ejemplares como las carpas. Hay que pensar que el siluro ataca a todo lo que le parezca comida. A una lata de refresco, a un zapato, a una botella de cristal, … Su visión es tan limitada que se limita a atacar lo que detecta con sus largos barbillones. Come de todo y de cualquier tamaño.

La principal ventaja de la anguila es la dureza del cebo, aguanta mucho más tiempo una vez anzuelada, y aunque resulte algo complicado sujetarlas para poderlas pinchar con el anzuelo es más cómodo que la carpas, que si no se hace correctamente se la puede dañar excesivamente y matarla.

Para el mantenimiento del cebo se emplearán rejones convencionales, aunque si se trata de anguilas mejor guardarlas en un cubo clásico de “fregar”. Si en los agujeros del rejón entra un dedo de su mano, no lo utilice para anguilas, se escaparán todas. Con tener el cubo medio lleno de agua, cambiarla cada cierto tiempo – media hora- para que tenga una temperatura moderada y resguardarlas a la sombra, será suficiente para mantenerlas vivas toda la jornada e incluso si se pescan días seguidos, para la siguiente.

Este cebo se puede adquirir en los diversos comercios especializados de la zona, que suelen disponer de suficientes cantidades. El precio suele oscilar entre las 500 pesetas y las 700, para carpa y anguila dependiendo de donde se compren. En algunos mercados, incluso de la capital, se ven en sus pescaderías anguilas vivas. Si se conservan en agua correctamente, se pueden utilizar de igual manera.

La anguila claramente se ha de comprar, pero la carpa se puede pescar en las mismas aguas mientras se tienta la suerte con el siluro, una vez montadas las cañas. Las técnicas a emplear serán las mismas que en cualquier otro embalse de España o incluso del mundo. Existen dos técnicas que son más efectivas que otras: la pesca con muelle (artículo dentro de sección de ciprínidos) y con boiles, aunque esta última nos dará como resultado en la mayoría de las ocasiones carpas de un peso excesivo.

En los embalses en los que puebla sus aguas el siluro, hay una tendencia a que el tamaño de las carpas sea superior a los tres kilos. El motivo es bien sencillo, a partir de estos pesos no las puede depredar.

En la realización del montaje si se emplean carpas se deberán utilizar poteras – mirar artículo anterior sobre material – y si por el contrario, se utilizan anguilas se emplearán anzuelos.

Para anzuelar los diferentes cebos, sírvase este gráfico para su sujeción correcta sin dañar al pez.

De acuerdo con la filosofía conservacionista de este web y porque realmente tiene unos resultados iguales incluso mejores, recomendamos desde estas líneas la pesca del siluro con esta técnica empleando únicamente como cebo la anguila, para preservar este ciprínido y así poder pescarlo con otros fines simplemente deportivos y realizar un bonito captura y suelta. Nos ha parecido necesario incluir esta información para ser rigurosos con este sistema de pesca.

En el siguiente capítulo, ya para terminar veremos cómo colocar todo el montaje.

Si deseas información sobre tarifas para la pesca del siluro con todo incluído en Ribarroja o Mequinenza envíanos un email a email@granpesca.com