El desafío. Pesca de las lisas (mujil) en los canales con unas condiciones…extremas

Por Carlos Roberto Jaime. Fotografías y texto. Carlijaime@hotmail.com

Imagínense en Verano, 30° un desborde del canal donde el agua no tiene mas de 70 cm. , la vegetación (gambarrusa, cola de zorro, lentejuelas, etc.) esta presente en todos lados, la brisa no alcanza para mitigar el calor reinante, el sol da a pleno, pero, ¿qué es lo que hago aquí?

Estoy intentando capturar Lisas… esas que con las grandes inundaciones entraron por el canal y cuando cerraron las compuertas ahí quedaron, se hicieron enormes, se reprodujeron y ahora yo estoy intentando pescarlas. ¡Qué desafío!.

Es un arte difícil el de engañarla, hay que esconderse muy bien, pues es muy miedosa e impredecible, que “si salta no come”, que “del bote no se puede pescarla”, que “antes de una tormenta come bien” , o que se yo, lo que si se es que cuando pican…es una explosión!!! La lucha que da una Lisa es algo que un pescador no va a olvidar muy fácil, mas bien se va a preparar mejor para enfrentar a tan digno oponente ,en otras palabras, la Lisa de carácter desconfiado y sumamente huidiza, es tal vez el mayor desafío para los pescadores deportivos.

.

.

Y ahí estaba, yo, con mi chaleco desbordante de cosas, (de las que solo uso un 50%, pero se llevan, por si acaso…)escondido entre los juncos, observando atónito la cantidad de Lisas enormes que se movían en el claro en el que estaba ubicado. Camuflado naturalmente por un alto manto de junco, pude experimentar un encuentro cara a cara con la naturaleza, mientras me dedicaba a observar el movimiento de las Lisas, apareció una hermosa familia de Carpinchos (son roedores de hasta 80 kgms. de peso que habitan las lagunas y bañados desde el centro de Buenos Aires hasta el Norte y, en peligro de extinción, por lo valioso de su cuero) en donde la madre con sus dos cachorros cruzaban nadando delante de mí fue una situación que lamentablemente fue la primera y (hasta ahora) última vez que me paso y creo es bueno compartir con ustedes.

.

.

Volvamos a las lisas, elegí para el momento unas boyas rojas y blancas, encarne, y ¡Boyas al agua!. El pique de la Lisa es muy rápido y sutil, así que hay que estar muy atento para no perderlo, se manifiesta en la boya con un temblor rápido de la misma, o bien con una pequeña llevada que no brinda muchas posibilidades de clavar con éxito, eso, si pican; lo más normal es que jueguen con nuestras boyas y lleven nuestros nervios al punto del colapso!, si tenemos la suerte de poder clavarla tenemos diversión asegurada. Luego de que tome la carnada, correrá violentamente hacia los costados buscando donde cortar el nylon, es por eso que tenemos que asegurarnos de regular muy bien la estrella del freno del carrete.

Luego de errar una cantidad que no he contado, mejor dicho he perdido la cuenta, de piques mi paciencia tubo su compensación, tiembla la boya. , dudo….., AHORA!, coletazo y salto que me confirman que del corazón ando bien, que pique!, este momento por corto que sea, es el que me obliga a tener paciencia, a esperar, corre a los juncos me saca como 12 metros de nylon, ahí la freno, se viene, a recoger a máxima velocidad, si no se desengancha, Dios que momento, a tres metros mío, inesperadamente dobla hacia el medio del bañado, directo a la gambarrusa, y OTRO SALTO!!, esto me obliga a ajustar la estrella, si gana la gambarrusa corta seguro, pienso, la paro, hay una tregua, ahora soy yo el que pelea, la apuro tiro el anzuelo hacia mí, la quiero tener cerca, poder verla, Dios, quiero ganar esta lucha!.

Esta ahí solo dos metros me separan de la gloria…, ya esta, pienso, error!, corre, todavía le quedan fuerzas, esta sana, y no se va a entregar, claro que no, su instinto primitivo le dice que tiene que escapar, tiene que liberarse del objeto extraño en su boca, y va a utilizar todo lo que genéticamente a través de los años han ido aprendiendo, los saltos, la gambarrusa, los juncos, todos son sus aliados, ahora se esta cansando, lo siento en mi línea, no me quiero confiar, las Lisas son muy astutas, aflojo la estrella para una corrida, quizás la última, vuelve a estar cerca, recojo despacio, muy despacio y logro tomarla le quito el anzuelo, foto y le pido encontrarla la próxima vez.

Después de oxigenarla y descansarla de la dura lucha, justo  en el momento que se perdía me pareció oír…

La próxima gano yo!!