Tiburones

Texto y fotos por Rogelio Virgone.

Dentro de la amplia variedad de especies que pueblan nuestro litoral marítimo y cuyas capturas tienen un alto valor deportivo y emotivo, ganando adeptos temporada tras temporada, es quizás el tiburón uno de los peces mas buscados y codiciados por los pescadores deportivos, que año tras año y en gran numero se arriman en la temporada estival a los distintos centros veraniegos marítimos en la búsqueda frenética de su primera pieza o en aquella que logre superar el “record” de la anteriormente capturada.

Recordemos que dentro de la cadena alimenticia los escualos no tienen enemigos naturales y que su depredador por excelencia somos los hombres.

Sin lugar a duda uno de los pesqueros más rendidores, en este tipo de capturas, es la zona de Punta Medanos, localidad perteneciente al Municipio de la Costa, ubicado 25 kilómetros al Sur de Mar de Ajó y a escasos 400 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con una plataforma marina compuesta por grandes depresiones (canaletas), hábitat natural de Corvinas, Brótalas, Pescadillas, Congrios, Bagres Chuchos, Cajones y Rayas que en grandes cardúmenes pululan la zona y constituyen junto a las Lisas y los Pejerreyes, el menú de los Tiburones.

Desde fines del mes de Noviembre, coincidiendo con el retiro de la zona de los Cazones y hasta Mayo (si el frío no es riguroso), se acercan a la zona ejemplares de la especie Bacota, Escalandrun, Gatopardo, Hocico Largo, y eventualmente algún Martillo, cuyas medidas y peso (según la especie) oscilan entre 1.70 metros y 2.90 metros de largo y entre 40 y 80 Kilogramos de peso.

.

Los lugares más rendidores para intentar la pesca de los grandes escualos comienzan en el sector denominado

La Estancia, ubicado a 17 kilómetros al Sur de la Ciudad de Mar de Ajó hasta el encallado Karnak, mi zona preferida es la entrada a la estancia, donde se pueden botar las embarcaciones sin ninguna dificultad.

Una vez en el agua, tomar rumbo S.E. tratando de ubicar las primeras restingas del faro y mediante el uso del ecosonda, anclar sobre una profundidad entre los 31 y 33 pies.

Las restingas son fácilmente identificables ya que en plena bajante se producen sobre ellas notorios movimientos de agua (rompientes), haciendo formar en las cercanías canales con profundidad suficiente cómo para que por ellos, los escualos se movilicen en busca de alimento, ya que la zona se encuentra muy bien poblada de Corvinas Rubias, Brótalas, Bagres y Congrios.

Los piques de Tiburón, por regla casi general, se produce en el intervalo (parada de agua) que sucede de la creciente a la bajante y viceversa

Carrera de un tiburón ya prendido en el anzuelo

.

Equipos y carnadas.

Las cañas para este tipo de pesca rara vez superan los 2.20 metros de longitud y tienen una resistencia que puede ir desde 60 a 120 libras, los reeles deberán ser de del tipo rotativo de denominación 4/0, 6/0, o 9/0 con capacidad suficiente para almacenar nylon de grosores entre 0.70 al 0.90 milímetros. Las líneas más usuales son aquellas armadas con cables de acero forrado en plástico de 200 a 400 libras de resistencia, anzuelos Mustad series 7690 o 7699 N° 12/0 al 15/0, esta línea deberá tener un largo total máximo de 1.70 metros, lo que nos va a permitir dominar la pieza al arrimarla a la embarcación.

Por excelencia la cabeza de la lisa es la carnada más efectiva, se coloca en el anzuelo desde la boca haciendo salir la punta y fija por el centro de la misma o bien introducir el anzuelo por el corte de la cabeza pasando la fija y punta por el otro, la Caballa (entera o fileteada), el filet de Chucho, y el Calamar suelen ser otras carnadas rendidoras.